Algunos aprovecharon para tomar un breve descanso antes de vivir la locura del festival.