Vicente Fernández(Vicente Fernández)

A sus 70 años recién cumplidos, 43 de ellos sobre los escenarios, nunca le ha fallado dicho acuerdo, por lo que sus conciertos suelen prolongarse horas y horas, mientras el charro canta -al amor y al desamor, a la nostalgia, a los celos- con su potente garganta, y obsequia con sonrisas a las primeras filas.

La táctica no le ha fallado ni en aquellos días en los días en que su carrera apenas empezaba a despuntar ni en lo más alto de su trono, donde "Don Vicente" se mantiene admirado y respetado por colegas e profesión y espectadores.

El llamado "Charro de Huentitán" conserva intactas las ganas de seguir cantando, como afirmaba hace tiempo: "No he pensado en el retiro porque nací para esto; es más, yo debería pagar por cantar porque para mí es un vicio, y más cuando el público me ha sostenido durante tanto tiempo".

Con su último disco bajo el brazo, "Necesito de ti", Fernández hace de nuevo las maletas para irse este año de gira por Estados Unidos, España, Italia, Francia, Holanda, Inglaterra, Alemania y Portugal, de momento.

ORÍGENES HUMILDES.
Aunque ahora atesora ventas por más de 42 millones de copias de los 77 discos que ha lanzado, Fernández es de humilde cuna. Nació el 17 de febrero de 1940 en Huentitán el Alto, en el muy mexicano estado de Jalisco.

Hubo de abandonar sus estudios de primaria para ponerse a trabajar y llevar dinero a casa; posteriormente sería granjero, limpiabotas, albañil, lavaplatos, pintor y cuidador de caballos.

La inquietud por la música le llevó a viajar a la capital del país, Ciudad de México, donde recibiría en 1960 su primer sueldo por cantar, 35 pesos (equivalente a unos tres dólares de hoy). Fue por su participación en el programa La Calandria musical.

Tres años más tarde, Fernández le daría el 'sí,quiero' a "Doña Cuquita", como se conoce popularmente a su esposa, María del Refugio Abarca.