U2(U2. ©AP)

En una nota que para muchos no significará gran sorpresa, sino el siguiente paso lógico dentro de una serie de postergaciones que se venían presentando desde diciembre; y que para otros será motivo de desilusión y tristeza en gran medida, el mítico manager del conjunto irlandés, Paul McGuiness, afirmó que U2 no se presentará en ningún punto de Latinoamérica durante 2010.

Diferentes organizadores de conciertos dentro de nuestro país, así como prácticamente todos los medios de comunicación, informaron que el próximo domingo 30 de mayo llegaría al Estadio Azteca el `360º Tour´, el cual acaba de recibir el galardón como mejor show de 2009 en el marco de los Total Production International Awards; sin embargo, en el instante que dimos por hecho la visita, no contábamos con las declaraciones que McGuinness hizo para el diario El Mercurio (Chile) hacia finales de enero de este año.

Han pasado varias semanas desde entonces, pero por la noche del martes, el reconocido crítico musical Oscar Sarquis aseguró en una entrevista radiofónica que Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr., no se presentarían en territorio azteca durante 2010; lo que nos llevó a retomar las palabras del manager de U2. "Lo más probable es que no vayamos este año a Latinoamérica, lo siento.

Tal vez volvamos a principios del año que viene, pero eso aún tenemos que definirlo. Y la razón es que este show, el 360º Tour, es uno de los más grandes que puedas imaginar. Son en total tres escenarios, que tienen que viajar en barco dentro de 200 contenedores. Calculamos que, al día, el costo de cada directo es de unos 3 millones de dólares. Pero, por supuesto, haremos lo posible por volver a América Latina", sentenció Paul McGuiness.

Por lo tanto, haciendo una lectura correcta de lo anterior, podemos informar que los miles de fanáticos mexicanos de U2 deberán conformarse con la esperanza de un nuevo disco por parte de los irlandeses, mismo que -en la voz de sus protagonistas- ya está en proceso; o, bien, mantenerse al tanto de la por de más anticipada aparición que tendrán en el Festival Glastonbury en su edición 2010; o, quizá, alimentar la ilusión de que 2011 sea verdaderamente el año que los traiga de regreso a nuestro país.